MERCADO DE VALLEHERMOSO

Una fachada rojiza y castiza esconde dentro numerosos puestos de venta tradicional de alimentos frescos y, cada vez más, otras novedosas propuestas gastronómicas.

 

Los puestos de siempre, dispuestos a suplir de alimentos a las familias del barrio. También los dependientes de siempre, que abren sus puestos con los mañaneros jubilados y echan el cierre con los jóvenes trabajadores rezagados. Pescados, carnes, verduras, frutas, pan, huevos, dulces… Todo en un espacio que aún conserva la venta tradicional de un producto de calidad, un conocimiento especializado, un trato mucho más cercano y un agradecido desparpajo. Allí sigue en pie, en la esquina de la calle Vallehermoso con Fernándo el Católico, desde 1933.

 

Como el resto de los mercados de la ciudad han conocido mejores épocas, pero en los últimos años también aquí se está intentando dinamizar esta plaza. Dejan paso a otro tipo de venta y otros proyectos gastronómicos más novedosos. Es la manera de adaptarse a nuevos tiempos y públicos, e intentar salvarse del cierre. A día de hoy podemos encontrar interesantes propuestas como la street food de Kitchen 154, el sushi y las tapas japonesas de Washoku, las crepes de La Crepa, los quesos artesanos con leche cruda de oveja de Calaveruela o las cervezas artesanales de la vikinga cervecería Drakkar, entre otros. Si vives cerca no dejes de pasarte a hacer al menos una pequeña compra semanal o a conocer alguna de estas propuestas cualquier fin de semana. Ellos te lo agradecerán y estarás contribuyendo a que estas joyas de Madrid no desaparezcan.

SIGUE BUSCANDO